De empleado a emprendedor: 8 pasos a la libertad explicados por alguien que lo hizo

VICTOR HUGO
MANZANILLA
CEO de MicroSalt Inc. Autor del bestseller "Despierta tu Héroe Interior". Ejecutivo con más de 15 años de experiencia en empresas Fortune 500. Ha sido entrevistado en CNN, Univision y Telemundo. Certificado en el programa CORE de negocios en la Universidad de Harvard y galardonado con el premio “Star Entrepreneur 2021” otorgado por Procter & Gamble Alumni.

El despertador sonó a las seis de la mañana el viernes 30 de junio del año 2017. El día comenzaba como cualquier otro con su rutina matutina: cepillarme los dientes, afeitarme, tomar una ducha y prepárame mi café… Pero aquel día era diferente. Sería un día como ningún otro.

Era mi último día como empleado, y mi primer día como emprendedor.

Había salido de la Universidad en el año 2003, directo a trabajar en la compañía más grande de productos de consumo masivo: Procter & Gamble.

Había sido una gran escuela que durante más de doce años me permitió desarrollarme profesionalmente y como líder, desde posiciones de supervisión, hasta gerencia de marcas con ventas por encima del billón de dólares.

Luego de Procter & Gamble me había movido a Office Depot, otra empresa gigante con ventas para el momento superiores a los catorce billones de dólares, con el objetivo de liderar un proyecto muy emocionante: el lanzamiento de la «tienda del futuro», un concepto al cual la compañía apostaba podría hacer crecer las ventas en las más de mil cuatrocientas tiendas que teníamos en Estados Unidos.

Mi carrera profesional había sido magnífica y me sentía muy afortunado de haber tenido tantas oportunidades en la vida que me permitieron crecer como profesional, como líder y como ser humano.

Sin embargo, unos años antes de ese viernes de cambio, me había confrontado con la realidad de que la carrera profesional que llevaba no me estaba llenando del todo. Me sentía subutilizado, me sentía vacío, y sentía que mi trabajo no estaba teniendo la trascendencia que yo esperaba.

La inmortalidad es un concepto interesante. La mayoría de las personas, cuando escuchan esta palabra piensan en la «imposible posibilidad» de que alguien viva para siempre. Yo siempre he creído en la inmortalidad, es más creo que es nuestro trabajo convertirnos en seres inmortales: personas que con sus acciones dejen una huella que perdure a la vida misma.

Mi día a día, mi trabajo, no me estaba llevando a ser una persona inmortal, una persona de trascendencia.

Por eso es que, años antes, había comenzado el blog LiderazgoHoy.com con el objetivo de desarrollar algo con trascendencia. Este blog se había catapultado a una plataforma mucho más grande con cursos, podcasts y dos libros. Lo que una vez nació como un esfuerzo para llenar ese vacío de trascendencia, se estaba transformando en un negocio capaz de sostenerme financieramente, permitirme dejar atrás una carrera profesional y comenzar una vida de emprendedor, al cien por ciento.

Personas como tú y yo tenemos una manera diferente de ver la vida. Tenemos un nivel de ambición distinto al de la mayoría.

¿Te has sentido de esta manera? Estas son las características de un emprendedor:

  • Siempre crees que hay una manera mejor de hacer las cosas.
  • Te gusta estar a cargo de las situaciones. Sientes que estando a cargo las cosas se harían mejor.
  • En muchas ocasiones sientes que estás mejor preparado que tu jefe. Estás convencido de que harías un mejor trabajo que las personas que están por encima de ti.
  • Te sientes subutilizado.
  • Si fueras el dueño de la empresa donde trabajas, harías las cosas diferente.
  • No estás contento con la cantidad de dinero que te pagan por un esfuerzo que le produce muchísimo más a la compañía. No sientes que eres remunerado proporcionalmente a tu impacto en el negocio.

Si respondiste «sí» a una o varias de las afirmaciones de arriba, entonces tienes esa característica única de los emprendedores, personas capaces de ver oportunidades y tomarlas hasta alcanzar el éxito.

Si eres una persona con hambre de vivir la vida en tus términos, de ser tu propio jefe y de crear algo con trascendencia, entonces bienvenido al club. Tú y yo somos iguales.

Dar el salto de empleado a emprendedor es un proceso que se debe planear y ejecutar con disciplina y perfección. No es un salto al vacío y no es un riesgo mortal. Siempre y cuando lo hagas bien.

Uno de los errores más comunes de las personas que quieren dar el salto de empleado a emprendedor es que tienen un pensamiento binario: o soy empleado, o soy emprendedor.

La pregunta más común en mi blog y podcast es la siguiente: «Víctor Hugo, tengo el sueño de ser mi propio jefe, de comenzar mi propio negocio. El problema es que tengo una familia que mantener y no sé que hacer. ¿Continúo en un trabajo que no me gusta y logro darle techo y comida a mi familia… o construyo el negocio propio de mi pasión mientras mi familia atraviesa una crisis financiera?

Si quieres convertirte en un emprendedor de éxito necesitas eliminar el pensamiento binario. La respuesta a los grandes problemas de la vida no es «a» o «b»: a) trabajo en lo que no me gusta y tengo dinero, o b) desarrollo mi pasión, pero mi familia sufre), sino pueden ser «c» o «d» o «e».

Como emprendedor, no permitas encajonarte en solo dos opciones, aprende a desarrollar múltiples opciones. En la mayoría de los casos, ahí está la respuesta.

Para moverte de empleado a emprendedor, necesitas tres cosas:

  1. Hambre de éxito (necesitas desarrollarla tú, yo no puedo ayudarte en esto).
  2. Mentalidad de emprendedor.
  3. Un plan (de eso se trata este capítulo).

Cómo ser emprendedor: siete pasos antes de dar el brinco

Desde las siete de la noche, cada domingo, comenzaba a sentirme triste. Mi energía bajaba y mi ser entraba en un estado emocional negativo porque mis pensamientos se enfrascaban en la «triste» realidad de que ya iba a llegar el lunes.

Mi estado emocional del viernes a las cinco de la tarde era exactamente el opuesto que el del domingo en la noche. El primero estaba lleno de energía, felicidad y optimismo, mientras el segundo, de tristeza, ansiedad y hasta depresión.

Mi sentir no es muy diferente al de millones de personas en todo el mundo. Su trabajo es como una penitencia que haces cinco o seis días a la semana, para poder tener uno o dos días de libertad y poder disfrutar la vida.

Pero, un día, todo cambió. Hubo una pregunta que transformó mi estado emocional de los domingos en la tarde. Esta pregunta cambió mi camino de empleado a emprendedor. Y la pregunta fue la siguiente:

¿Y si tu trabajo, lejos de impedirte ser un emprendedor, se convierte en la catapulta para lanzarte al mundo del emprendimiento?

¿Qué tal si tu trabajo, que creías era tu enemigo, realmente es tu mejor amigo?

Esa pregunta cambió mi vida para siempre.

Paso #1. Tu trabajo actual: pasión y agradecimiento.

Uno de los errores más comunes de los futuros emprendedores es ver su trabajo actual como un enemigo. Su mente se enfoca en: a) su situación ideal (ser su propio jefe, hacer más dinero, tener libertad de tiempo) y b) su trabajo actual está obstaculizando la posibilidad de vivir la vida de «a».

El problema con esta mentalidad es lo que ocurre a nivel psicológico: cuando la mente define un estado ideal (estado «a»), automáticamente todo lo que no sea «a» es asociado con fracaso y, por esa razón, los estados emocionales de frustración, rabia y hasta depresión surgen de manera constante.

Si, por el contrario, ves a tu trabajo actual como «el que está pagando las cuentas» para permitirte desarrollar tu emprendimiento, el mismo se convierte en tu aliado y no en tu enemigo.

El primer paso que debes dar en tu proceso de empleado a emprendedor es ser agradecido por la oportunidad de pagar tus cuentas mientras desarrollas el negocio de tus sueños.

Y mejor aún, debes descubrir pasión en tu trabajo porque siempre existe algo en tu día a día que te apasiona.

Un par de años antes de que renunciara a mi posición de Procter & Gamble me enteré de lo siguiente: Always®, una marca de cuidado femenino de la empresa, estaba buscando una manera de conectar su producto con las pasión de los empleados y con un propósito.

Para muchos empleados de productos del cuidado femenino resultaba difícil conseguir un propósito o pasión en su día a día. Sí eran apasionados por entregar un producto de calidad y por hacer crecer los resultados del negocio, pero faltaba algo de trascendencia.

Líderes del negocio se enteraron de un grave problema que sucedía en África cuando las niñas comenzaban la pubertad. Debido a su desconocimiento y la incapacidad económica de comprar productos de cuidado femenino, las niñas faltaban al colegio de tres a cinco días cada mes durante su período menstrual.

Con el tiempo, ellas se iban retrasando en sus estudios hasta el punto de que dejaban el colegio y se dedicaban a ayudar a sus madres en el hogar, lo cual las destinaba a una vida sin educación y las ataba aún más a la pobreza.

La marca Always® pudo ver una oportunidad de conectar el día a día a un propósito superior, y desarrolló el programa «manteniendo a las niñas en el colegio»; por medio de este programa les regalaban toallas femeninas a las niñas, a la vez que les daban educación sobre su pubertad en miles de colegios africanos. Luego de años, pueden decir que han ayudado a más de un millón de niñas a permanecer en sus colegios y han colaborado de una manera clara para sacar a familias de la pobreza.

Y al mismo tiempo han creado un sentido de propósito y pasión para los empleados de la marca. Su producto está ayudando a comunidades a salir de la pobreza.

Historias como esta se pueden desarrollar para, proactivamente, buscar pasión en lo que haces día a día y ver tu trabajo como tu aliado en el proceso de conseguir la vida que sueñas.

Ahora bien, no todos contamos con un liderazgo en nuestra empresa que está buscando cómo conseguir propósito en el día a día. En esos casos, necesitamos conseguirlo nosotros mismos.

¿Cómo podemos descubrir el propósito en nuestro trabajo?

Existen tres aspectos de tu vida de donde surge el propósito: tus actitudes, tus habilidades y tus valores.

En el área común entre tu empleo, tus actitudes, habilidades o valores es que nace el propósito.

Cómo ser un emprendedor

Por ejemplo, si uno de tus valores es el trabajo en equipo, una de tus habilidades es la creatividad y una de tus actitudes es el diálogo, podrías liderar un grupo de «lluvia de ideas» para innovar en la compañía, mejorar los productos y servicios, etc.

Digamos que una de tus actitudes es el optimismo, uno de tus valores es la salud física y una de tus habilidades la enseñanza, podrías crear un grupo o competencia interna para inspirar a los empleados a mejorar su estado de salud.

El punto es que siempre puedes crear algo para conseguir tu propósito en tu empleo de día a día.

A continuación, te dejo una lista de actitudes, habilidades y valores para que puedas hacer el ejercicio de descubrir el propósito en tu trabajo:

Ahora conecta tus tareas diarias con las actitudes, habilidades y valores que seleccionaste:

Luego que hayas logrado hacer la conexión de ciertas actividades diarias con tus actitudes, habilidades y valores (igual a propósito) es importante que empieces a ver cada día con agradecimiento.

La vida te está dando la oportunidad de hacer algo con propósito mientras logras crear la vida que sueñas con tu negocio. Cambia tus expectativas por apreciación, y toda tu vida cambiará.

Paso #2. Define el estilo de vida que deseas.

Juan y Sabrina eran una pareja muy trabajadora. Ambos tenían muy buenos trabajos, pero soñaban con tener su propio negocio y ser sus propios jefes. Un día, les surgió la gran idea.

Sabrina cocinaba de maravilla, tanto su esposo como sus amigos siempre estaban alabando su comida. La habilidad de Sabrina les había abiertos los ojos para comenzar un gran negocio que les permitiría ser sus propios jefes: un food truck o camión de comida ambulante.

Ambos habían ahorrado lo suficiente para renunciar, invertir en un buen camión, y les quedaba un poco de ahorros para un colchón financiero, en caso de que las cosas no salieran como esperaban.

Un día, celebrando con champaña, dieron el paso.

El food truck empezó a hacer muy buen dinero. Al poco tiempo habían igualado sus salarios anteriores, aunque mucho mejor porque ahora eran sus propios jefes.

Por un tiempo.

Al cabo de unos meses empezaron a extrañar sus respectivos empleos. Antes trabajaban de ocho de la mañana a cinco de la tarde, y tenían las noches y los fines de semana libres para disfrutar. Tenían tres semanas pagas al año de vacaciones, cuando podían visitar a la familia o conocer algún lugar nuevo con tranquilidad.

El food truck hacía aproximadamente un treinta porciento del dinero al mediodía y el otro setenta porciento entre las ocho de la noche y la una de la madrugada. Era un magnífico negocio en el cual había que comprar los ingredientes en la mañana, comenzar a cocinar a las once de la mañana para estar listos a la hora del mediodía, luego recibir pocos clientes hasta las ocho de la noche, cuando hacían el botín, hasta la una de la mañana. Para después manejar hasta el estacionamiento. Limpiar la cocina del camión y manejar su vehículo nuevamente a su hogar, y llegar a dormir cerca de las tres de la mañana.

¿Descansar fines de semana? Ni soñarlo. Por el contrario, las noches de los sábados y los domingos eran sagradas por la cantidad de dinero que producían.

¿Qué pasó? La idea de ser emprendedores y comenzar su propio negocio nubló una pregunta más importante aún: ¿cuál es el estilo de vida que quieres tener?

Responder esta pregunta es neurálgica en el proceso de pasar de empleado a emprendedor. Fallar en responderla puede atraparte en un negocio como el de Juan y Sabrina que, aunque muy rentable, les amargó la vida.

Los emprendedores no deben comenzar un negocio para luego alcanzar un estilo de vida; ellos deben definir un estilo de vida y luego desarrollar un negocio que les dé ese estilo de vida que desean.

¿No quieres trabajar los fines de semana y las noches? Entonces no comiences un restaurante.

¿Sueñas con viajar por el mundo? Entonces no comiences un negocio que dependa de ti y de un lugar específico, por ejemplo, un consultorio médico.

¿Prefieres un negocio pequeño, fácil de manejar y que te dé lo necesario para vivir, o prefieres un negocio grande, con cientos de empleados, mucho dinero, pero mucha más responsabilidad?

Todas estas son preguntas que debes hacerte. Por eso, antes de definir el negocio, necesitas definir tu estilo de vida.

Ahora bien, siendo realistas, es difícil conseguir una oportunidad de negocio o ejecutar una idea que cumpla exactamente con todas y cada una de nuestras expectativas del estilo de vida. Sin embargo, sí existen algunos aspectos de nuestro estilo de vida que, aunque no sean los ideales, podemos definirlos como aceptables.

Y otros aspectos que son inaceptables o no negociables.

Para alguna persona es ideal tener un estilo de vida donde está viajando todo el tiempo; para otra será inaceptable porque desea estar en su casa con su familia. Por eso necesitas definir el estilo de vida que para ti es ideal, aceptable o inaceptable:

Después que tienes claridad en el estilo de vida que deseas, es necesario definir la idea del negocio.

Paso #3. Define la idea: cómo ser un buen emprendedor

El proceso de definir la idea del negocio comienza con detectar las áreas en común entre las actitudes, habilidades y los valores que definiste antes con tus áreas de interés y pasiones. Muy similar al ejercicio que hiciste para descubrir el propósito en tu empleo, ahora necesitas hacerlo con mayor libertad para conseguir áreas de interés para comenzar un negocio.

Como no estás confinado a tu empleo, puedes darte espacio para pensar con mente abierta donde quisieras comenzar tu negocio. De la siguiente lista de industrias y actividades, escoge varias donde sientas que reside tu pasión.

El secreto de un negocio exitoso está en conseguir la unión perfecta entre tu capacidad (actitudes, habilidades y valores), tu pasión y una necesidad en el mercado.

Es de suma importancia que sea una unión entre las tres y no solo dos. Una de las razones principales del fracaso de los  negocios es que los futuros emprendedores definen muy bien su pasión y su capacidad (actitudes, habilidades y valores), pero no tienen un mercado (no existen personas interesadas en pagar por ese producto o servicio).

Definir algo que te da pasión, y para lo cual tienes la capacidad, pero no el mercado, es básicamente un pasatiempo, no un negocio.

Definir algo que te da pasión y tiene mercado, pero no tienes la capacidad (es decir, no eres bueno en ello), trae fracaso porque tus competidores te ganarán.

Tener la capacidad (ser bueno) y tener un mercado (hay personas dispuestas a pagar), pero no tener pasión, trae aburrimiento y frustración. De hecho, este caso es exactamente lo mismo que tienes en tu empleo: eres bueno (por eso te pagan), el mercado (la empresa) te necesita (por eso te paga), pero no tienes pasión.

Ahora bien, ¿cómo puedo detectar si existe un mercado que esté dispuesto a pagar?

Por regla general, las personas siempre están dispuestas a pagar cuando tu producto o servicio les resuelve un problema real.

Quieres crear un nicho de mercado: resuelve un problema de un nicho del mercado, y te pagarán por ello.

La gran pregunta de tu idea de negocio es la siguiente: ¿cuál es el problema REAL que estoy resolviendo? Responde a continuación:

Paso #4. Comprueba que es una buena idea con preguntas

En el año 2005 íbamos a lanzar en el mercado de Venezuela el producto «Downy Libre enjuague». Era un producto perfecto para el mercado venezolano donde la mayoría de las personas no tenían una lavadora que ayudara a quitarle el jabón a la ropa durante el ciclo de lavado.

Por el contrario, las personas tenían que lavar su ropa en un tobo de agua para luego utilizar agua adicional para quitarle el jabón a la ropa antes de guindarlas para el secado. Nuestro producto eliminaba el jabón de la ropa inmediatamente, evitando que se necesitara agua limpia adicional en el proceso.

Uno de los grandes problemas en Venezuela era que, como la mayoría de las personas no tenían agua corriente en sus hogares, tenían que cargar con pesados contenedores de agua hasta sus casas y, si las ayudábamos a ahorrar agua al lavar la ropa, estaríamos resolviéndoles un gran problema en sus vidas.

Estábamos convencidos de que nuestro producto sería un gran éxito.

Cuando salimos a comprobar nuestra idea de negocios con los potenciales clientes nos dimos cuenta de un gran problema: ellos no tenían un problema de agua.

Aunque parezca descabellado, ellos no creían tener un problema de falta de agua. A pesar de que cada mañana tenían que caminar horas para llenar sus contenedores y llevarlos a sus hogares, su percepción era que su capacidad de conseguir agua era ilimitada. En consecuencia, no tenían un problema de falta de agua.

Para nosotros que habíamos crecido en hogares con agua corriente y constante en el grifo, el simple hecho de pensar que para obtener agua necesitábamos ir a buscarla y traerla era impensable, pero para las personas que habían nacido y crecido bajo ese modelo, así era su vida. No tenían ningún problema.

Entonces, ¿cómo íbamos a resolver un problema que no existía? ¿Cómo íbamos a vender una solución para «ahorrar» agua si, en la mente de nuestros clientes, ellos tenían agua ilimitada?

El lanzamiento iba a ser un fracaso.

Al final se decidió enfocar el lanzamiento como un producto que suavizaba la ropa dejándole un aroma irresistible, y nunca mencionamos lo de ahorrar agua.

El gran aprendizaje de esta historia es que lo que crees es un problema puede que no lo sea. Aunque en realidad sí sea un problema, la percepción de tu potencial cliente puede ser que no lo sea. Por ello necesitas sentarte a conversar con tu cliente potencial.

Cuando tengas una idea de negocios, no la discutas con tu familia y amigos si ellos no son tu cliente potencial. No la van a entender, y el consejo que te den puede llevarte al fracaso. Nunca lo harán por mal, sino que no son tu cliente, y no entienden cómo piensa tu cliente.

Define quién es tu cliente idea y búscalo, invítalo a un café, intercéptalo y regálale algo para que te responda unas preguntas. Busca conocer sus necesidades y problema para que luego puedas ajustar tu producto o servicio a su necesidad y lo vendas utilizando su lenguaje.

Paso #5. Define tu punto diferenciador

Cuando vas a lanzar un producto o servicio al mercado, necesita estar diferenciado. Otro error común de los aspirantes a emprendedor es lanzar al mercado un producto igual (o muy parecido al de la competencia) esperando simplemente conseguir unos clientes o robar participación del mercado.

Hacer esto es prácticamente imposible. Por razones que ahondaremos más en el capítulo sobre finanzas corporativas, cuando lanzas un producto igual al de la competencia, por la estructura financiera de la competencia, normalmente puede bajar precios más agresivamente que tú mientras te ahoga financieramente y te saca del mercado.

Sin embargo, si logras ir al mercado con un punto diferenciador, algo que solo tú haces o haces mejor, te proteges de la competencia y puedes adueñarte del nicho de mercado.

Antes de lanzar tu producto, hazte la pregunta: ¿qué voy a traer único al mercado? ¿Si con el tiempo dejara de existir, mis clientes lo notarían? ¿O simplemente se irían a la competencia?

Estas preguntas te permiten asegurar que estás trayendo algo único al mercado.

El punto diferenciador puede ser un nuevo beneficio, un modelo de negocio diferente, un nivel de servicio mucho mejor, etc. Si el punto diferenciador solo se limita al precio (somos iguales a la competencia, solo que más baratos) normalmente resulta una receta para el fracaso.

Paso #6. Desarrolla tu producto (o servicio) mínimo viable, y mejora en el camino.

Como aspirantes a emprendedores, y dominados inconscientemente por el miedo, podemos pasar meses y años trabajando en ser emprendedores sin lanzar nada al mercado. Nos inscribimos en cursos, compramos libros, nos registramos en conferencias para emprendedores, etc., y creemos que estamos avanzando por el simple hecho de que estamos ocupados.

También podemos caer en la trampa de querer hacer el producto (o servicio) perfecto. Y, buscando perfección, nos pasamos años y años de nuestra vida con el sueño de emprender en eso: un sueño.

El producto mínimo viable se refiere a crear un producto o servicio que tiene las características mínimas para generar una venta y recibir retroalimentación de nuestros clientes.

En vez de esperar meses o años en desarrollar el producto perfecto, es preferible lanzar el producto mínimo viable (PMV) y observar las ventas y el feedback de los clientes para priorizar lo que hay que mejorar y trabajar en ello.

Esta manera de salir al mercado permite entrar en el ciclo de mejora continua:

Paso #7. Planifica el salto al emprendimiento.

Aquel viernes 30 de junio de 2017 no estaba asustado. Muchos amigos y familiares me preguntaban si me daba miedo dejar finalmente la seguridad de un buen salario por lanzarme al emprendimiento.

La realidad era que no estaba asustado.

Mi negocio en paralelo estaba produciendo similares cantidades de dinero que mi empleo. Mi negocio, como concepto, había sido probado con éxito por un buen tiempo, y tenía en frente de mí una lista de ideas que podían expandir los ingresos de mi nuevo negocio. Yo no me estaba lanzando al vacío, estaba pasando de un vagón más lento, a uno más rápido.

Para el momento en que hayas caminado estos siete pasos, hayas desarrollado el PMV, hayas facturado ventas y recibido una buena retroalimentación de tus clientes, sabrás que vas por buen camino. No te estarás lanzando ciego a un vacío sino, por el contrario, estarás ejecutando a mayor capacidad un plan comprobado de éxito, y tu camino al emprendimiento habrá comenzado con un buen pie.

Trabaja tu proyecto personal en las noches y los fines de semana. Toma tiempo de vacaciones para hacer crecer tu negocio. En su momento, negocia con tu jefe para trabajar menos horas por menos paga para poder dedicar más a tu proyecto, o renuncia a tu trabajo a tiempo completo por un trabajo a tiempo parcial que te permita enfocarte en el crecimiento de tu negocio. Haz lo que tengas que hacer para que funcione y asegúrate de que tienes una idea ganadora antes de dar el paso definitivo.

Llegaron las cinco de la tarde de mi último día como empleado, entregué mi computadora y mi gafete de acceso, un amigo me acompañó a la puerta y me dio un abrazo. Salí del edificio y caminé como unos treinta o cuarenta pasos cuando volteé la mirada y vi este gigante edificio con más de dos mil empleados.

Muchos de ellos soñando con un día poder hacer lo mismo. Pero muy pocos haciendo algo para hacerlo realidad.

Paso #8. Únete gratuitamente a la comunidad más grande de emprendedores en español: Emprendedor Hoy

Un día decidí comenzar una comunidad para ayudar a las personas que querían aprender a ser emprendedores y maximizar sus probabilidades de éxito. La realidad es que la mayoría de los emprendimientos fracasan, por ello es importante desarrollar las habilidades y obtener los conocimientos necesarios para aunmentar tus posibilidades de éxito.

Emprendedor Hoy es una comunidad de personas inconformes donde aprendemos de un emprendedor real, no una persona teórica sino de lo que vive día a día los emprendedores de carne y hueso.

Y es totalmente gratis.

Pero… ¿qué hace que estas clases sean diferentes?

Pues es una muy buena pregunta… Puedo asegurarte que estas clases NO se van a parecer en nada al típico seminario online, donde solo aprendes algo de teoría y después te intentan vender algo.

En estas clases vas a aprender de verdad y no te voy a vender nada.

Te voy a brindar conocimientos prácticos que vas a poder implementar inmediatamente para mejorar tus resultados como emprendedor, tanto si ya tienes una empresa como si estás pensando en dar el salto al emprendimiento.

Y puedo asegurarte esto porque, como tú, estoy en el campo de batalla al frente de varias empresas de éxito y sé cómo es el día a día del emprendedor.

Puedes registrarte gratuitamente aquí:

>> Quiero ser parte de Emprendedor Hoy <<

Pero esto no es sobre mi historia, sino sobre la tuya…

¿Utilizarás este artículo para engordar tu conocimiento del emprendimiento y de lo que una vez será? o ¿Comenzarás hoy a trabajar en pro del día que caminarás fuera de tu empleo y transformarás tu vida para siempre?

No son muchas decisiones las que tienes que tomar. Es solo una.

Da el paso.

4.8/5 - (40 votes)
Regístrate gratis al boletín semanal Liderazgo y Negocios
Únete a más de 140,000 personas que reciben cada semana estrategias
efectivas de liderazgo y negocios. No spam. Sólo ideas de alta calidad que cambiarán tu vida. Esa es mi promesa.
Regístrate gratis al boletín semanal Liderazgo y Negocios
Únete a más de 140,000 personas que reciben cada semana estrategias efectivas de liderazgo y negocios. Nada de spam. Sólo ideas de alta calidad que cambiarán tu vida. Esa es mi promesa.
21 comentarios
  1. Avatar Grace Diaz Lantigua

    Acabo de conocer esa pagina me encanta!!!
    Gracias por aportar artículos tan valiosos los cuales me ayudaran en mi camino de emprendimiento.

    Dios continúe bendiciendo su camino.

    • Avatar Victor Hugo Manzanilla

      Hola Grace! Aquí siempre eres bienvenida! Muchas gracias por tus palabras!

  2. Avatar Anónimo

    Tu historia de vida es muy inspiradora! Felicidades y éxitos. Dios te continúe bendiciendo!

  3. Avatar Jaime

    Excelente articulo Victor de echo acababa de leer la mayoría de esta información en tu mas reciente libro (si no me equivoco) EMPRENDEDOR que esta buenísimo al igual que DESPIERTA TU HEROE INTERIOR Y TU MOMENTO ES AHORA. seguiré leyendo y escuchando tu contenido Victor ya que es de gran ayuda.

  4. Avatar Audry

    Muchas gracias por estas lecciones tan valiosas. Doy fe de que en la comunidad de Emprendedor Hoy se aprende, se aprende bien. Me siento afortunada de haberme enterado y seguir las clases. De todo corazón: Mil gracias y bendiciones. Merece tener mucho éxito en lo que hace. Saludos

  5. Avatar Leonel

    Muy bueno…!
    Creo que se debe tener mente abierta para el cambio, asi se aprende y se vive de las experiencias y mejor aún; de las teoría a la práctica, gracias por los consejos y recomendaciones.
    Éxitos en todo lo que realice!

  6. Avatar Javier Fernandez

    Hola Victor, un gusto poder escribirte. Finalmente despues de varios años decidi dar el paso al emprendimiento. Quiero agradecerte por todo el empeño que realizas para que esta comunidad logre sus objetivos. Sigo pendiente de toda la valiosa informacion que compartes. Abrazo fuerte.

  7. Avatar Carlos Martinez

    Muchas gracias Víctor, eres de los pocos, por no decir el único, que tiene el diferenciador de ser AUTENTICO en toda la información (experiencia tuya) que compartes, la gran mayoría de los demás, siempre intentan vender algo, esto es valido pues es su objetivo, pero no tienen la pericia para llegar a los posibles clientes en el momento adecuado… La tendencia es muy fuerte en desarrollar negocios de manera digital y tus consejos compartidos son de gran utilidad, por lo cual te agradezco.
    Dios te bendiga enormemente!!!

  8. Avatar Juan Carlos Sásbin

    Wow distinguido Víctor Hugo, desmuestras una gran generosidad al compartir todo este material tan bueno, espero q Dios prospere abundantemente todo lo que hagas, recomiendo a mil todos tus cursos, para mi cada concepto que he aprendido de vos me a ayudado increíblemente. éxitos en todo.

  9. Avatar miguel garcia

    Muy interesante la Inmortalidad en la Imposible Posibilidad, Me interesa aprender y trabajar en convertirme en un ser inmortal, Que con mis acciones deje una huella a la vida misma, Gracias por la clase y saludos.

  10. Avatar Walter

    Excelente todo lo que compartes Víctor Hugo. Ahora a seguir paso a paso todo esto y a tomar acción!

  11. Avatar Reinaldo Bohorquez D

    agradezco su interés por ayudar de manera desinteresada a personas que como yo queremos salir adelante emprendiendo, de hecho ya tengo una empresa la cual cree y he manejado de manera muy empírica lo que me ha llevado a perder plata , negocios y tiempo que también son plata … es así como he buscado ayuda en internet llegando a sitios donde finalmente solo quieren es vender algo…

    agradezco su ayuda.

  12. Avatar Gabriel

    excelente y de mucha inspiración tu historia Victor Hugo, gracias por todo el contenido que trasmites a la comunidad. Dios te bendiga siempre.

    saludos

  13. Avatar Wendy Vivas

    Hola, estoy en la posición de frustración, miedo, el trabajo por necesidad en una ciudad donde digo que no hay oportunidades de empleo. Me siento identificada con todo lo que dices.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Volver arriba