Cómo ser un buen jefe: todos los secretos para lograrlo

VICTOR HUGO
MANZANILLA
CEO de MicroSalt Inc. Autor del bestseller "Despierta tu Héroe Interior". Ejecutivo con más de 15 años de experiencia en empresas Fortune 500. Ha sido entrevistado en CNN, Univision y Telemundo. Certificado en el programa CORE de negocios en la Universidad de Harvard y galardonado con el premio “Star Entrepreneur 2021” otorgado por Procter & Gamble Alumni.

Para todo dueño de negocio, la forma en cómo trata a sus empleados, marca una gran diferencia. Es por ello que hay organizaciones en donde todos los procesos se respetan, pero fallan en la consecución de objetivos y en la calidad de sus resultados.

¿Por qué sucede esto? Posiblemente las causas sean numerosas, pero muy probablemente, la falla comienza por el jefe. Está 100% comprobado que, si alguien no sabe cómo ser un buen jefe, difícilmente tendrá éxito en su organización.

Ser un buen jefe contribuye al éxito de la empresa y al logro de objetivos. Si bien es cierto, no existe un modelo único ni una fórmula mágica que indique cómo ser un buen jefe, si hay ciertos aspectos que ayudarán a ser un jefe eficaz y exitoso.

¿Qué es ser un buen jefe?

Un buen jefe es una persona capaz de motivar, inspirar e incentivar a sus empleados a ser mejores profesionales. Pero también, a que contribuyan al logro de objetivos de la empresa.

Además, entiende que un empleado motivado, es un empleado productivo. En consecuencia, se dedica a que la motivación de sus colaboradores sea una prioridad dentro de la empresa.

En ese sentido, se preocupa primordialmente por su cliente interno: los colaboradores. En primer lugar, vela porque la compensación salarial que están recibiendo sea la adecuada y ajustada a la realidad económica del país y de las funciones que están cumpliendo.

En segundo lugar, se preocupa porque las funciones que están llevando a cabo, se adaptan a las capacidades profesionales y académicas de cada colaborador. Es decir, procura que cada quien esté ocupando puestos laborales acordes a sus formaciones.

Por ejemplo, evita que un contador haga las veces de contador, administrador y jefe de recursos humanos. O que el diseñador gráfico también sea redactor y diseñador web, etc.

Por último, brinda gran importancia a la formación y capacitación constante. Investiga las áreas de fortaleza, de oportunidades de mejora y establece un plan estratégico en donde cada colaborador reciba una actualización de conocimientos en sus áreas de profesión.

Un buen jefe reconoce el potencial de su equipo y fomenta su desarrollo. De manera que, cuando un colaborador se destaca, se esmera por felicitarlo y motivarlo para que siga desarrollando su talento.

Características de un buen jefe

Dentro de las cualidades de un buen jefe más importantes tenemos:

    • Es altamente comunicativo y transparente con sus colaboradores

      Si hay alguna clave sobre cómo ser un buen jefe, es justamente esta. Un buen jefe es capaz de transmitir los objetivos de la empresa de manera clara, transparente y sencilla.

      Por ese motivo, es una persona altamente comunicativa, capaz de mantener una comunicación fluida con sus colaboradores. Al contrario, la falta de comunicación o una comunicación mediocre, lleva a un entorno de trabajo estresante, en donde predomina el temor por expresar dudas o comentarios. Esto es fundamentalmente negativo para la empresa.

    • Es compasivo, justo y equilibrado

      Un buen jefe entiende que sus colaboradores no son robots. Del mismo modo, se preocupa por ellos y vela porque siempre se sientan cómodos, motivados y agradables con sus tareas y entorno laboral.

      Por supuesto, no justifica las fallas ni los abusos. Al contrario, fomenta un ambiente lleno de confianza, compasión y equilibrio y ante cualquier falla, trata de conciliar una solución en donde todos tengan ganancia.

      Asimismo, convierte en prioridad las condiciones laborales de sus colaboradores. Revisa periódicamente las compensaciones salariales, fomenta el salario emocional y brinda flexibilidad en los procesos siempre y cuando, se cumplan con las reglas básicas de buen ambiente laboral.

    • Reconoce los esfuerzos y valora los resultados

      El buen jefe felicita a los colaboradores independientemente de los resultados. Es decir, aún en situaciones en donde el desempeño no fue el esperado, reconoce el esfuerzo y motiva para mejorar.

      Y en los casos en donde los resultados son positivos, también felicita para continuar con esta actitud y motiva a seguir mejorando constantemente. Un buen jefe sabe que un colaborador siempre debe sentirse valorado.

      Por consiguiente, se preocupa en mantener una comunicación fluida en donde se comuniquen asertivamente las cosas que se están haciendo bien y las que se deben mejorar. También, aquellas que se merecen un premio y un reconocimiento de los esfuerzos.

    • Brinda retroalimentación constante

      Evidentemente, nadie es perfecto. Todos los colaboradores pueden cometer errores, equivocarse y fallar.

      Lo importante, es que el buen jefe sea capaz de comunicarse con los colaboradores que cometen fallas para buscar soluciones efectivas. Debe procurar que las críticas sean constructivas y que transmitan mensajes de aprendizaje, aliento y motivación para hacerlo mejor.

    • Optimiza los talentos de cada colaborador

      Un buen jefe tiene la capacidad de identificar, reconocer, destacar y optimizar los talentos de cada uno de sus colaboradores.

      En ese sentido, brinda capacitaciones y formaciones constantes para que estos colaboradores continúen fortaleciendo sus talentos. Finalmente, mejora la productividad y motivación del colaborador, pero también se le agrega un valor a su experiencia profesional.

Consejos para ser un buen jefe

No existe una fórmula mágica para ser un buen jefe. No obstante, quiero brindarte algunos consejos sencillos que me han funcionado a lo largo de mi experiencia:

        • Escucha a tus colaboradores: permite el debate y escúchalos siempre.
        • Comunícate eficazmente: sé muy transparente con tus expectativas, pero todo en los mejores términos.
        • Motiva a tus colaboradores: preocúpate por su bienestar, bríndales valor y reconocimiento.
        • Sé un ejemplo a seguir: debes enseñar a tu equipo de trabajo con tu propio ejemplo, cómo deseas que se hagan las cosas.
        • Sé coherente: debes mantener siempre una congruencia con lo que esperas, con lo que dices y haces.
        • Pide ayuda cuando sea necesario: solicita retroalimentación a tus colaboradores, toma en cuenta los aspectos que ellos consideran debes mejorar para ser un mejor jefe.
        • Sé una buena persona: un buen jefe, es, en primera instancia, ser una buena persona.
        • No reacciones: probablemente existan muchas situaciones difíciles, sin embargo, evita reaccionar. Controla tus emociones y por más difícil que sea la situación, no reacciones.
        • Sé humilde: utiliza tu influencia para ayudar a tus colaboradores, no para impresionarlos con tus títulos y riqueza.
        • Sé un líder: finalmente, más que jefe, sé un líder. Un buen líder que ayude a sus colaboradores a ser otros líderes.

Es importante tener en cuenta los aspectos antes mencionados para convertirte en un buen jefe. Sin embargo, recuerda que estas son solo recomendaciones, al final, son tus propias experiencias, dificultades y aprendizajes los que te fortalecerán como un buen jefe.

Regístrate gratis al boletín semanal Liderazgo y Negocios
Únete a más de 140,000 personas que reciben cada semana estrategias
efectivas de liderazgo y negocios. No spam. Sólo ideas de alta calidad que cambiarán tu vida. Esa es mi promesa.
Regístrate gratis al boletín semanal Liderazgo y Negocios
Únete a más de 140,000 personas que reciben cada semana estrategias efectivas de liderazgo y negocios. Nada de spam. Sólo ideas de alta calidad que cambiarán tu vida. Esa es mi promesa.
2 comentarios
  1. Avatar Julia Jaramillo

    Buenos días, estimado amigo Víctor Manuel Manzanilla.

    Sería excelente que publique un artículo sobre los abusos laborales por ambas partes.
    He visto casos donde abusan de empleados porque saben de sus necesidades.. el maltrato más que físico es moral.. eso incluyendo faltas de respeto, agresiones y ofensas verbales.. por mencionar algunas..
    Muchas gracias!

    • Avatar Victor Hugo Manzanilla

      Muchas gracias por tu comentario, Julia. Es muy cierto lo que comentas. Tomaremos en cuenta tu sugerencia para futuros contenidos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Volver arriba